Buenas queridos amigos:

Las imagenes que difunden los medios estos días sinceramente me espeluznan, que ha ocurrido en el municipio con el indice de familias  con rentas altas, que es el más alto de toda la población española, o por lo menos uno de los más altos, para que haya protagonizado una de las batallas campales más graves que se recuerdan contra las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

La noticia es la siguiente, en el municipio madrileño Pozuelo de Alarcon, donde es una de las localidades con mayor renta per capita de España, durante sus fiestas patronales, con la alta aglomeración de personas jovenes y la alta tasa de alcolemia alcanzada por el cuasi macrobotellon organizado, debido a una reyerta entre jovenes ébrios uno de los asistentes hizo lo debido denunciar a los agresores y para ello solicitó que se personaran los miembros de la autoridad competente. Es a partir de este momento cuando se forma toda la trifulca, cuando a la llegada de los agentes fueron recibido con una lluvia de botellas y vasos de cristal que caía sobre ellos.

Tras esto se solicitaron sucesivos refuerzos, pero esta vez de agentes antidisturbios para desalojar a la muchedumbre que se congregaba, y de aqui la batalla campal, donde no faltaron contenedores quemados a base de barricadas, coches quemados, incluso colindantes a las viviendas, incluso un vehículo de la policia fue presa del fuego.

A donde hemos ido a parar, para que esto ocurra, siempre se decía que estas cosas que sucedían porque los culpables de tales hechos procedían de clases más bajas, cosa que sinceramente censuro, pues los hechos son igualmente negativos siendo indiferente la procedencia de los agentes que generen tales hechos, ya el peso de nuestro derecho penal caerá igualmente sobre ellos porque nuestro ordenamiento criminal no es de autor sino de hecho.

Esto es un puro salvajismo, una acción producida por unos desaprensivos con ganas de reventar una fiesta. ¿Esta es la manera de divertirse de nuestros jovenes?, me parece censurable la actitud de estos niños de papa, los cuales responsables deberan responder de seguro con la multitud de daños y perjuicios de la factura civil que ha producido el acontecimiento como resultado de la batalla campal, sin descartar las consecuencias penales que tiene el asunto, como la comisión de innumerables atentados a la autoridad pública, altercado público, riña, lesiones, daños, etc…. Haber como termina todo el proceso judicial.

Desde mi sapiencia jurídica, considero que todo se quedara en un aviso a los jovenes por la vía penal, a lo mucho pagaran una multa y por supuesto correran con los gastos por daños y perjuicios.

Pero este hecho pone sobre aviso a la sociedad sobre la actitud de nuestros jovenes y la manera de divertirse de estos, además se comprueba como han perdido todo respeto por la autoridad competente, en este caso la policia, como es un mero divertimento reventarle la cabeza a un persona con una botella de cristal, que de seguro podría ser tu propio padre, o prenderle fuego a un coche, de una persona que al día siguiente debería ir a trabajar. Lo peor de nuestros jovenes es la inconsciencia, el no pensar en las consecuencias de los actos y no todo puede ser achacable a la edad o a la bebida, hasta un perro sabe lo que debe y no debe hacer y a estos no le damos validez de tener conciencia.

Debemos de sopesar que tipo de valores estamos trasmitiendoles y que ejemplos de conductas estan asumiendo, para que no volvamos a preguntarnos ¿Que ha pasado para que ocurra esto?

S.M.I. El Emperador