Sorteo Nacional Extraordinario de Navidad

Buenas, queridos amigos:

Hoy es un día mágico para todos, hoy es el día en el que realmente uno se da cuenta que las vacaciones y la esencia de este tiempo comienza, es el día del Sorteo Nacional Extraordinario de Navidad, en el que se reparte la ilusión a todos los españoles.

Pese a ser uno de los sorteos que menos dinero reparte, si nos ponemos a compararlos con otros como el gordo de la primitiva, euromillones o incluso el propio cupón de la ONCE; es uno de los que más ilusión despierta. Pero supongo, que eso no importa, porque es esa magía de presenciar como esos niños cantan el número y que alegría tan desbordante debe ser mirar tu propio cupón y saber que eres uno de los agraciados, debe ser una de las experiencias más impactante en la vida.

Sinceramente, siempre que llegan estas fechas sueño con que me toca la lotería y esa magía, me suministra grandes dosis de felicidad ilusoria y de gracias continuas pensando que haría con ese dinero, y repitiendo a mis seres queridos… “pero ¿tu sabes cuanto son 300.000? cerca de 50 millones de las antiguas pesetas” y así sucesivamente, como si de algún modo engrandeciera esa cifra. Pero esto sucede cada vez que compro un boleto para cualquier sorteo de cualquier juego de azar, donde haya un premio importante, porque yo digo si me alguna vez me toca, que por lo menos me toque un premio gordo. Sin embargo en este sorteo, lo que más me entusiasma no es tanto el premio, como sentirme participe del sorteo y ver y oir como mi premio sale cantado.

El ritual del 22 de diciembre es siempre el mismo, el día antes ya estoy nervioso y expectante por lo que pasará, me acuesto temprano dejando siempre preparado el despertador a las 07:30 de la mañana, me despierta el móvil y la tele a la vez, debido a que este tiene una función despertador, me incorporo en mi cama y acerco a mi escritorio mis décimos y participaciones, que yo o mi familia haya comprado, y en una lista los que otros familiares hayan comprado, para estar atento también, cojo una libreta y un boligrafo para ir apuntando los premios importantes que van saliendo, antes de que empiece la retransmisión me preparo un buen cola-cao calentito y cojo unos rosquitos navideños preparados por mi familia, recientes en la jornada del 21, algo muy tradicional en mi familia y que nunca pueden faltar. Acto seguido corro a mi cama con mi desayuno en una bandeja, me introduzco en ella con mi mantita electrica encendida, dandome una calidez muy bienvenida. Justo en ese momento a las 08:00 de la mañana comienza la retransmisión desde el salón de celebración de sorteos de apuestas y loterias del Estado, y me dispongo a escuchar los comentarios clásicos sobre el sorteo, como han ido este año las ventas, quien ha comprado más, a cuanto toca cada décimo, sobre los niños de san idelfonso, repaso de a que hora salieron los premios el año pasado, anecdotas históricas, etc… en definitiva un espacio para conocer más de fondo este sorteo típico y que rellena esa hora matinal hasta las 09:00 que es cuando comienza el sorteo.

Este año, me ha dado una rabia tremenda, no se si es por el ERE mostruoso de RTVE, pero este año no han estado las comentaristas de toda la vida de este sorteo y me han puesto a una muchacha cuya boca es más grande que el buzón de los tres reyes magos y la cual estaba falta total de formación y todo el tiempo tenía que estar mirando los papeles e incluso se equivocaba dando la información. Yo que soy amigo de las cosas tradicionales, me sentó esto como un tiro a traición.

Este año a diferencia del pasado, el gordo de navidad se hizo esperar, cosa que agradecí, ya que ninguno de los otros premios salientes tenía algunos de mis numeros de boletos, pero en este tampoco salió. El año pasado salió super temprano y se relajo la cosa mucho, en este en cambio mantuvo en vilo a todos los espectadores.

La loteria es tan especial para los españoles, que incluso ha trascendido nuestras fronteras, es el caso del hombre que pone música y letra al anuncio clásico del sorteo de navidad, el ya conocido Lionel Neykov, un joven neoyorkino, que estaba apunto de ser desahuciado de su casa de alquiler por impago y que una llamada le cambio la vida. Este joven, publicó a traves del canal de video You tube un video con su música, como es las cosas del azar que un representante de una empresa de marketing de las organizadoras del anuncio de loteria contactó con él, este extrañado y sin conocer nada sobre nuestro gran querido y tradicional sorteo de navidad, acepto de buen grado la proposición de utilizar su música para el futuro anuncio, lo cual le sacó de verse en la calle y del anonimato, ya que a partir de ese momento empezaron a lloverle contratos de trabajos de multitud de empresas discográficas.

Es aquí como una historia conmovedora prueba la suerte y la ilusión que reparte la loteria de navidad, ya no solo dentro de nuestras fronteras, sino más alla, como reza el lema de nuestro escudo constitucional, “plus ultra”.

Terminaré contandoles una de mis anecdotas sobre la loteria de navidad, fue concretamente del año pasado, en la que verdaderamente creía que me tocaba el gordo de la lotería, que risas en aquellos momentos, incluso cuando me acuerdo me rio.

Me encontraba en mi casa con mi hermana, solos, ya que mis padres habían ido a malaga a la casa de uno de mis tios a la celebre y tradicional, cena de los hermanos, un evento que celebran mis tios y padres para mantenerse siempre unidos y que se celebra una vez al año por navidad.

Pues bien, estaba en mi cama como de costumbre y tenía apuntados los números de mis familiares, justamente mi abuelo el dia anterior vino y me enseñó los números que habia comprado uno de ellos justamente lo habia comprado esa noche y era el “00461”, sinceramente cuando lo vi, dije para mí -que número más feo, pero en fin todos los números estan en el bombo, así que puede salir perfectamente-, pues mirando yo los números de pronto veo que el niño pone la mano sobre los alambres, señal de que ha salido un premio de los importantes y se dirigen hacia la mesa de notarios y gritan el número el cual solo escucho el final…- no se que uno…- – 3 millones de euros, en ese momento me sobresalté gritando – ¡Ahy! que ha salido el gordo, ¡Ahy! te imaginas el número feo (todo esto gritando a grito pelado), seguía escuchando lo mismo – no se que uno…- – 3 millones de euros-, en ese momento me puse a gritarle al televisor – niño di el número, niño el número-, en mi fuero interno pensaba atropelladamente -hay por Dios que ha salido el número feo, que soy millonario, y ahora llamaré a mis padres, que alegria se van a llevar. Justo en ese momento se iba a poner el número en el rotor donde se enseña al público el número que ha salido, ya hay fue el explotido total, “hay madre, que como yo vea girar ahi mi número, me entra algo”, de pronto gira y sale otro número totalmente distinto, pero eso sí terminado en uno. En ese momento, me quede paralizado y me entro un ataque de risa, desperté incluso a mi hermana, que me decía medio dormida, “Pero que te pasa”, yo le decía “nada que he estado a punto de ser millonario”.

Después de esto, me entro un ataque de ansiedad increible que tuve que tomarme unas valerianas, fue el momento de mi vida en el que más cerca estuve de sentirme rico, pero la verdad me  sentí también creyendomelo, que aun me rio de ese momento tan divertido de mi vida y más aun se rien mi familia cada vez que se lo cuento. Por eso queridos amigos, no desesperen que la ilusión es lo último que se pierde.

S. M. I. El Emperador

Anuncios