"Eclipse", Stephenie Meyer, ed. Alfaguara

Buenas, queridos amigos:

Un nuevo día para una nueva reflexión, por fin le toca el turno al esperado tercer libro de la saga crepúsculo, “eclipse”, trepidante novela, cargada de dinamismo, tensión amorosa e incierto futuro. Una de las más frescas de la saga quizás por ese reencuentro esperado, que provoca que el lector tenga avidez por saber más sobre nuestros queridos protagonistas “Edward y Bella”, aunque la saga entera es una de esas “devora páginas” en la que el lector no puede parar de leer y todos los libros son esplendidos, este tiene un especial significado, ya que recupera cierta intensidad del primer libro, que se perdió en el segundo por las circunstancias que todos sabemos.

Si en Crepúsculo pudimos ver como se fraguaba el amor, en Luna Nueva sufrimos el desamor, preparensé para eclipse, donde observaremos como se sobreproteje al amor, como se custodia el mejor de los tesoros. Como siempre esta presente el dolor de la perdida, como el solo pensar en ello nos provoca histeria, como el proteger lo que más amamos nos hace sufrir, por el tan solo pensar que podemos perderla.

Si atendemos al título de la obra este nos revelará bastante información sobre el libro con tan solo prestar un poco de atención a la sensibilidad literaria. Cuando me leí en su momento la primera obra de esta magnífica saga, realicé una teoría sobre que es lo que posiblemente aconteciera en las siguientes obras que completan la saga, a grandes rasgos he acertado, más o menos lo he explicado en el parrafo anterior al diseccionar el elemento material de las obras, pero quizás sería más acertado exponerles la idea en cuestión:

<<<el primer libro me maravilló y supuse que tanta maravilla no podía mantenerse, debido a que la novela trascendería de una manera plenamente monótona, por eso sabía que debía llegar el altibajo que diera continuidad a la saga, es el instrumento que por ejemplo utilizó J.K. Rowling cuando mató a ciertos personajes para que se produjerá el avance literarario, con diferentes matices ha utilizado la Meyer este instrumento, si bien de una forma menos ortodoxa. Pues bien cuando terminé la primera parte del segundo libro (según la estructura que expuse en mi artículo Reflexión sobre “Luna Nueva”) pude comprender en magnitud la intensidad de la que constaba esa obra; y deduje que si Crepúsculo era cuando caía el sol y los amantes salían cada uno a su encuentro, Luna Nueva debía ser la otra cara de esa moneda, la que no nos gustaría ver, aventuré que Eclipse sería el choque de trenes, cuando se interpone la luna delante del sol produciendose el ecplise… de sol… y he supuesto que Amanecer será la solución a todos los problemas y en especial a este choque de trenes.>>>

He aqui mi teoría, que sinceramente es puramente acertada y no porque sea mia, sino porque aunque se base en ideas apriorísticas concibiendo una hipotesis estas finalmente son contrastadas por los hechos objetivos.

ATENCIÓN A PARTIR DE AQUÍ PUEDE ESPOLIAR A LOS LECTORES YA QUE PROCEDO A EXPLICAR GROSSO MODO LA TRAMA

En esta novela veremos el lado más sobreprotector de Edward, que al ver la torpeza monumental de su querida amada Bella, no dejará que nada le haga daño y por ello la protegerá de todo mal, incluso de sí misma. Algo que irritará a nuesta querida y bien amada protagonista Bella.

El triangulo amoroso se acentuará entre Edward, Bella y Jacob… produciéndose situaciones duras algunas, otras cómicas, pero que siempre tendrá un tinte doloroso, porque intrinsecamente esta presente la “elección”, la clásica imagen de la chica dilucidando quien es mejor para ella, las dudas que eso provoca, la predisposición de los pretendientes a aceptar la decisión y , por otro lado, la lucha amorosa entre esos dos polos opuestos, que intentarán siempre atraer para sí de la amada el amor que tanto ansían tener. Esto que os comento podemos verlo reflejado en los capítulos “Hielo y fuego” y en “Monstruo”. Incluso llegaremos a pensar que Bella es una egoista al no decidirse por ninguno de los dos, y cuando al parecer se ha decidido, acto seguido va a rogarle al pretendiente rechazado que vuelva, como ocurre en la pag. 519, lo cual nos produce la sensación de una adolescente falta de criterio que lo quiere todo y nada, lo que nuestro sentido común sufrirá al ver que si has elegido, acepta y se consecuente con esta elección. Esto es puro reflejo de la actitud de los jovenes actuales, faltos del valor de la consecuencia y del compromiso.

Pero, cambiando de tercio y para ilustraros sobre la lucha de titanes, os mostraré una escena brillante de dos caballeros luchando por su amada:

“-¿Y si al final decidiera que me quiere a mí?- le desafió Jacob-. De acuerdo, es una posibilidad muy remota, te concedo eso.

-La dejaría marchar.

-¿Sin más? ¿Simplemente así?

-En el sentido de que nunca le mostraría lo duro que eso sería para mí, sí, pero me mantendría vigilante. Mira, Jacob, también tú podrías dejarla algún día. Como Sam y Emily, tampoco tú tendrías opción. Siempre estaría esperando para sustituirte y me moriría de ganas de que eso sucediera.

Jacob resopló por lo bajo.

-Bueno, has sido mucho más sincero de lo que tenía derecho a esperar, Edward. Gracias por permitirme entrar en tu mente.

-Como te he dicho, me siento extrañamente agradecido por tu presencia en su vida esta noche. Es lo menos que podía hacer… ya sabes, Jacob, si no fuera por el hecho de que somos enemigos naturales y que pretendes robarme la razón de mi existencia, en realidad, creo que me caerías muy bien.

-Quizá… si no fueras un asqueroso vampiro que planea quitarle la vida a la chica que amo… Bueno, no, ni siquiera entonces.

Edward rió entre dientes.

(Conversación entre Jacob y Edward, pag. 498-499)

Sinceramente, este libro esta lleno de escenas magníficas, sobre el amor, los celos, la virtud de la pureza, y todas ellas cargadas de una ironía puramente cómica. Buscando escenas, para ilustraros se me ocurren mil, a cual mejor, pero es imposible ponerlas todas, sin que exponga toda la novela, jajaja.

En este libro aprenderemos más sobre los licantropos y una peculiar característica que poseen, la imprimación, esta consiste en una unión espiritual, que roza la pasión amorosa, pero que tiene que ver con la vinculación a una persona de la que no te puedes separar y a la que tienes que proteger por encima de todo.

También podemos ver, como ningún enemigo es irreconciliable, ni siquiera los naturales, ya que una circunstacia agustiosa unirá a nuestros queridos seres míticos para hacer frente a una contienda crucial.

Por otro lado, conoceremos más sobre la familia Cullen y en especial nos narrará las historia de dos miembros de la familia como la intrigante de Jasper y la angustiosa de Rosalie. Lo cual nos ilustrará sobre, el por qué de los comportamientos de estos personajes en la trama de la historia de la saga.

Una de las magníficas escenas sobre los celos de los amantes es la que tiene lugar entre las paginas 196 a 200, dentro del capítulo “Genio”. Sinceramente, una genialidad de artículo, el cual tiene una descripción de los sentimientos estupenda dentro de una ironía sin parangon. Otra escena, netamente graciosa es la que acontece en la pag. 156 y tiene su contestación en la pag. 191:

“-Estás metido en un lío- dije despacio, enfatizando cada palabra-, en uno bien grande. La próxima vez, los osos pardos te van a parecer oseznos domados en comparación con lo que te espera en casa.

(Llamada de Bella a Edward, pag 156)

“Me besó con dulzura durante unos segundo y luego rió entre dientes.

-Venía preparado para soportar una ira que empequeñecería a la de los osos pardos, y ¿con qué me encuentro? Debería hacerte rabiar más a menudo”.

(Contestación de Edward a Bella, pag 191)

Sinceramente este es mi libro favorito de la saga por las continuas ironias, bromas y por ser el que más peso tiene de la saga, ya que nos hara vislumbrar lo que acontecerá en la última novela. Con referente a los sentimientos podemos observar como existe un amor más maduro, que desea y aspirar a alcanzar nuevos objetivos dentro de la unión de los dos amantes. Podemos ver como siempre esta presente la sombra de la elección, que es la fuerza de la duda que hasta el último de los momentos nos hace cabilar y por último, el valor de la caballerosidad, entre dos seres con grandiosas cualidades, que provoca que la balanza este equilibrada y por ello sea dificultoso escoger. Pero al final, el amor verdadero y predestinado, siempre vence.

Para finalizar, y como va siendo habitual me despido con una de mis frases favoritas, entre las multiples de este libro, pero la que me arrancó una multitud de risas. Espero que la disfruten.

“Me volví hacia Alice, preocupada, pero ella no me miró a mí. Todavía no se le había pasado el mal humor. Fue a sentarse sobre el capó de su Porsche, con gesto abatido. Yo la seguí y me puse a su lado, apoyada contra el parachoques.

-Bella…- me dijo en tono triste. De pronto se encogió y se acurrucó contra mi costado. Su voz sonaba tan afligida que la abracé para consolarla.

-¿Que te ocurre, alice?

-¿Es que no me quieres?- me preguntó en el mismo tono lastimero.

-Pues claro que sí, y lo sabes.

-Entonces, ¿por qué veo que te vas a las Vegas para casarte a escondidas y sin invitarme?

-Oh- murmure con las mejillas encendidas. (…)”

S. M. I. El Emperador


Anuncios