Constitución española 1978

Buenas, queridos amigos:

Hoy conmemoramos 30º aniversario del referendum que aprobó nuestra reciente Constitución Española. Este tiempo ha sido uno de los más prosperos de nuestro país, ha dado paz y prosperidad a nuestra Nación, enseñandonos algo que nunca habiamos disfrutado desde hace decenios, el tener libertad y sentirnos libres.

Ahora pasado este tiempo debemos de reflexionar, ¿que ha sido para nosotros la Constitución Española? ¿La conocemos realmente, la que es nuestra norma suprema?. La respuesta es: No.

No conocemos realmente la verdadera esencia de la Constitución, no la aprendemos como debieramos hacerlo, y porque no la conocemos actuamos, de la forma en la que actuamos… porque si de verdad la conocieramos no hariamos las necedades que hacemos.

Hace 30 años todos hicimos un gran sacrificio, unos renegaron de sus ideales más radicales (la república) y otros renegaron de sus ideales más rancios (La dictadura), unos y otros renegaron de sus más acerrimos pensamientos en post del bienestar nacional, para que el bien común fructificara en beneficio de todos.

Es por eso que elegimos la forma política del Estado la de la Monarquía parlamentaria (art. 1.3 CE), porque consideramos que un sistema que ha funcionado y servido en España desde hace siglos, era el mejor para poder encauzar esta gran proeza de devolver al pueblo español su libertad y esencia historica.

Por ello, la Constitución establece el fundamento de esta en el magnífico (aunque con matices)  artículo 2:

“La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas.”

Si todos conociéramos y entendiéramos este artículo, nada de los problemas sececionistas sucederían, porque es incomprensible que unos si entiendan y otros no.

Les explicaré dicho artículo: debemos ver dos partes en él, una que habla de soberanía, es decir donde emana el poder del Estado, que ya lo establece el art. 1.2, pero aqui lo recalca diciendo que la unidad de la Nación española es indisoluble, por tanto nadie ni nada puede arrogarse, para sí, la categoria de nación ni de soberanía, es por eso que autonomía no es sinonimo de soberanía, como ya dice la Sentencia del Tribunal Constitucional (STC 4/81), por ello toda mención que hace el recurrido estatuto de autonomía de Cataluña sobre el pueblo catalan y la nacion catalana, es puramente inconstitucional, porque la Nación española no es un compendio de las demas, sino que se sostiene per se, por si misma.

Por otro lado, tenemos la segunda parte del artículo, que trata sobre el territorio nacional, que podemos verlo reflejado cuando dice: “patria común e indivisible de todos los españoles”. Es por eso, que el supuesto Estado federal o confederal, que algunos intentan implantar en nuestro querido país es un verdadero ultraje a la Constitución y esta tipificado como delito de rebelión en el art. 472 del Código Penal.

Por último, tenemos la tercera parte, que es la que comento que debe ser reformada ya que produce una severa confusión entre los constitucionalistas, cuando se habla de nacionalidades y regiones, como si de dos entidades diferentes se tratase, dicha reforma ha sido manifestada por uno de los padres de la Constitución, D. Manuel Fraga Iribarne. Acto seguido y finalizando este mágnifico artículo, excepto esas matizaciones, termina diciendo: “garantiza (…) la solidaridad entre todas ellas” (autonomías), es por eso que cuando el recurrido estatuto de autonomía de Cataluña, establece que:

Las relaciones de la Generalitat con el Estado se fundamentan en el principio de la lealtad institucional mutua y se rigen por el principio general según el cual la Generalitat es Estado, por el principio de autonomía, por el de bilateralidad y también por el de multilateralidad. (art. 3.1 EAC)

Este artículo es puramente inconstitucional, establece que la generalidad es Estado y que tratará con el Estado español de forma bilateral, como si estuvieramos en un Estado Confederal.

Si El Tribunal Constitucional no establece la inconstitucionalidad de este Estatuto de Autonomía, se romperá la unidad jurídica emanada de la Constitución Española y lo que es peor se resquebrajará la unidad nacional. Porque pone en serio riesgo el bienestar de todos. Si el Tribunal Constitucional no hace lo que debe y lo que tiene que hacer, la confianza en nuestras instituciones Constitucionales pereceran con su decisión y el sistema que todos arriesgamos por construir hace 30 años, moriran con esa aberrante sentencia.

Espero y deseo, que eso no suceda jamas.

S. M. I. El Emperador

Anuncios