El rincon de la Lectura

Buenas, queridos amigos:

Hoy tengo el honor de inagurar una nueva sección en mi Blog para de esta forma universalizar más los temas de este y acercándolo a las humanidades, he tocado el tema de la político (el más mayoritario de todos) y la ética y moral, ahora voy a tratar un tema no menos trascendental que los anteriores, pero sí de una consideración diferente. Esta es la sección de Literatura, donde iré exponiendo mi reflexión sobre las lecturas que considere de mención.

La cual inaguro con un Título que tiene el honor de denominarse “súperventas”, aunque si bien no me dejo guiar por este adjetivo al escoger mi lectura, ya que esta puede estar auspiciada por intereses comerciales más que por pura maestría literaria, pero puedo adelantarles que este libro se lo merece por sus características singulares. Porque sinceramente, ¿Qué hace que un libro sea un súperventas o quede relegado al estante para coger polvo?.

Sencilla y concisa pregunta, para una respuesta díficil, por depender de muchos factores.

Considero que para hacer de un libro normal uno que provoque delirios en las personas y haga que instintivamente hablen de él, hacen falta que concurran tres características y se den ciertos requisitos de estas:

  1. Hace falta un buen escritor (parece una respuesta obvia, pero hay que decirlo).
  2. Una historia original (es decir, que aún no se haya explotado, es difícil, pero puede encontrarse un nuevo matiz a las cosas que se han dado ya).
  3. Y finalmente, hace falta una buena campaña de marketing (porque si la gente no conoce de la existencia del libro difícilmente saldrá de las librerias).

Estas son las características que debe poseer un buen libro, aunque muchas de las veces se hace mayor énfasis en la tercera cararacterística y por eso a veces nos defraudan los libros porque no cumplen las expectativas que se espera de un libro que nos lo han vendido de una forma muy sutil y como tontos hemos caído en las técnicas coercitivas del marketing.

Antes mencioné algo sobre los requisitos que debía de llevar estas características. Pero no los he nombrado junto con las anteriores, porque considero que aquí deriva los gustos más íntimos de la persona, pero grosso modo les expondré que debe de reunir.

Con referente al escritor este, según los gustos:

  • Debe ser descriptivo, que no pesado.
  • Debe ser emotivo, que no sentimentaloide.
  • Según el género, debe ser creíble, no como si fuera un pegote en la historia.
  • Debe crear atmósfera. Es decir que nos metamos en el papel y en la historia en general.
  • Y sobre todo debe de ser concisa, la impresión que quiere dejar el autor en los lectores.

Con referente a la historia, según los gustos:

  • Como comenté antes, ser original.
  • Debe seguir un entrelazado de historia, a menos que una ruptura en la línea argumental sea deliberado, en aras de un acontecimiento posterior.
  • Debe seguir la pauta clásica, según el tema en cuestión y finalmente darle su matiz el autor.
  • Debe la envoltura de la idea, envolver un libro con esencia. Qué quiere decir esto: que la visión del libro, de la descripción, debe estar aparejada de cierta acción de cierta sustancia, para no dejar al lector insaciado.

Finalmente, con referente a la campaña de marketing:

  • Tener una buena editora.
  • Tener acierto en las dos características anteriores.
  • Tener una pizca de suerte.
  • Conectar con el público.
  • Y tener un criterio deontológico, para discernir la buena lectura de la mala lectura.

Creo haberme extendido en demasía. Bueno expondré mañana mi visión sobre el libro que acabo de leerme “Crepúsculo”, el cual considero que sí cumple las tres categoras para ser denominado “superventas”, espero lo lean.

S. M. I. El Emperador

Anuncios