Le Restaurant “Crêperie” 

Buenas queridos amigos:

Aqui me encuentro un día más para comentaros las bondades de Francia. Como os comenté en artículos anteriores, vengo a escribir un artículo sobre la gastronomía en Francia.

En primer lugar lo primero que llama la atención, cuando se mira la Carta del Menu en Francia, son los elevados precios de los platos. Allí la comida es bastante cara en todo los grandes sentidos, con deciros, solamente, que una cerveza os puede costar cerca de 6 €, os podreis imaginar lo demas. Cuando van a comer unas 3 o 4 personas debes siempre estar preparado para pagar con billetes de 50 €, casi siempre.

El plato francés por exelencia es las crêpes. Son parecidas a las tortitas, simplemente, estas envuelven la mayoria de las veces, dependiendo si son saladas o dulces,  jamón, queso, huevo, etc.; o chocolate, nata, mermelada, etc. Estan riquísimas ^^ y lo curioso que con tan poca cosa te quedas lleno.

En cuanto al producto francés más expandido por todo el mundo, es el pan, en concreto la Baguette. Allí existe una verdadera cultura del pan, tanto es así, que siempre hay unas largas colas para comprar el pan, eso sí, no es de extrañar, ya que su calidad y sabor es exquisita.

Otro de los productos más reconocidos de Francia es su vino, el famoso vino de Burdeos. Tengo que deciros que lo he probado, pero sinceramente (Y no porque sea producto Nacional y sea de mi tierra) me quedo con el vino de Jerez, ya que este tiene mayor cuerpo y sabor que el vino de Burdeos, el cual le falta cuerpo y cuyo sabor se escapa del paladar y no permanece. Eso sí, es digno de ver pasar por la carretera las grandes y bellas extensiones de viñedos que bañan el rio Loira, junto a sus majestuosos Castillos (los famosos Château). Junto al vino de Burdeos, tambien es de señalar, su Champagne y su sidra, la que os recomiendo es la sidra normanda “dulce”, buenísima.

Una de las secciones de la Gastronomía más reconocidas en Francia es su reposteria, tienen unos dulces muy curiosos, y unas tartas bastante suculentas.

Bien esto en cuanto a la Gastronomía en Francia para personas corrientes, ya que seguramente mentes mas extensas que la mía y expertos en la materia podrán aportar mayores datos que yo.

Ahora en cuanto a los restaurantes franceses hay que decir que: siempre te atienden con mucha disciplina y diligencia. Pero lo que más llama la atención en estos lugares es, el silencio. Francia es un país muy silencioso, es por eso que tienen una vida interior tranquila, porque cuando uno tiene una vida interior alterada eso se ve manifestado en sus actitudes externas. España como buen país mediterraneo es bastante ruidoso y alterado, por ejemplo: imaginaros el restaurante del Corte Ingles (pongo este ejemplo porque es un establecimiento que existe en casi toda España, y por tanto este ejemplo puede llegar a más personas) repleto de personas, donde uno puede hablar tranquilamente con el de al lado sin que tenga que escuchar la conversación de la mesa de en frente; esto sinceramente me maravilla y fascina. Otra cosa que llama la atención es que siempre te ponen mantel de tela, sino es posible te ponen un salva-mantel de papel, junto a todos los cubiertos con tu correspondiente servilleta de tela. Y este trato tambien te lo ofrecen en las cadenas de hoteles de carreteras citado en el anterior capitulo, es decir que el trato no decrece, por tratarse de un lugar de paso.

Una cosa curiosa cuando uno pide una Coca-Cola en un restaurante francés, es que te la sirven en un botellin de 33 Cl. como si de una lata se tratara, eso sí el potencial del sabor varia un tanto, como en todas las variantes de tamaño de producción de la Coca-Cola (22 Cl, 33 Cl-Botellín, 33 Cl- lata, 0,5; 1; 2 Botella, etc.), pero está bastante buena.

En París y Versalles los restaurantes, salvo los que estan regentados por extranjeros, estan bastante ambientados con un aire conservador, como si el pasar del tiempo no les afectara. Una cosa curiosa de mi estancia en Francia es que coincidió con el Mundial de Rugby, especialmente con la Final, la anecdota va en función a que todos los bares y restaurantes de Francia estaban ambientados para el Mundial, con Banderas, pintadas en los cristales, objetos del mundo del Rugby; es decir que todo el país estaba volcado con su mundial.

Hablando de establecimientos extranjeros, en París hay muchísimos restaurantes de todas las ramas gastronómicas habidas y por haber, orientales (Chinos, Japoneses, Coreano, Indonesio, Filipino, Hindú, Arabe, Turco etc), Occidental (Español, Italiano, Griego-libanes, Ruso, etc). En una misma calle puedes encontrar infinidad de restaurantes chinos y japoneses, los cuales son los que más abundan. Un dato que debo aportaros es que los restaurantes de comida española son bastante caros, no crean que sus precios se equiparan a los de España y que la cantidad de comida en los platos es igual, esto es debido a que los franceses comen bastante menos que nosotros.

En fin, estos son unas pequeñas pinceladas sobre la hosteleria y gastronomía en Francia, cuya categoría es excelente, no es de extrañar que sea francesa, la prestigiosa guía que designa al mejor restaurante del mundo dentro de los mejores, la guía Michelín.

S. M. I. El Emperador

Anuncios